Niñera para el
multimillonario

Escena extra

Kate
Cinco años después

Me parece estar teniendo un deja-vu, como si esto ya lo hubiera vivido. 
Estaba sentada en el piso de la nursery, enseñándoles alemán a los mellizos con mucha paciencia. Las cosas no iban bien. A pesar de que en los primeros días me habían prestado mucha atención, hoy parecía que no estaban concentrados. Se sentían aburridos, inquietos. Lo único que querían era salir a jugar. 
—Repitan —dije por enésima vez—. Wo ist… 
Los mellizos, por supuesto, no eran Allie y Barry. No. Estos eran los nuevos mellizos: Christopher y Danielle, los mellizos que yo había dado a luz hacía cuatro años. 
Fue idea de Braxton ponerles esos nombres. Alexandria, Bartholomew, Christopher, Danielle: A, B, C, D. Los habíamos concebido en nuestro viaje a París, y eso seguro hizo que absorbieran la cultura porque tenían una personalidad igual de fuerte que los parisinos. 
No sabía quién era el padre. Christopher tenía un color de pelo entre rubio y cobrizo, mientras que el de Danielle era de un rojo intenso. Pero Danielle tenía ojos azules; Christopher, verdes. Estaba casi segura de que el padre era Mathias o Adam. O ambos. Los mellizos, a diferencia de los gemelos, son el resultado de la fecundación de dos óvulos distintos, que bien puede resultar de dos hombres diferentes. 
De todos modos, no me importaba en absoluto. Mis tres esposos amaban a estos niños de igual manera. Incluso, Adam y Braxton cambiaron el nombre de la empresa a ABCD Capital. Fue un gran lío cambiarle el nombre, pero ellos insistieron. 
Danielle jugueteaba distraída con mechones de su pelo colorado. 
—Dije, repitan: Wo ist das auto? ¿Dónde está el auto? 
—Quiero jugar con autos —dijo Christopher y salió corriendo al baúl donde guardaba sus juguetes—. Me aburren los idiomas. 
Suspiré y dejé el plan de la clase a un lado. Qué difícil era captar la atención de los niños de esa edad. Y eso que llevábamos cuarenta minutos practicando. 
—Muy bien, es hora del almuerzo —dije. 
—¡Sí! —exclamaron los niños, y saltaron y se fueron de la habitación corriendo. 
María, la nueva cocinera, era una mujer chilena que hacía unos platos deliciosos de abuela. Claudette se había jubilado hacía dos años y ahora se la pasaba viajando por el mundo y disfrutando de la buena comida. En la última foto que nos había enviado, estaba en Suiza con un hombre canoso, abrazados frente al fuego tomando un chocolate caliente. 
Yo la extraña muchísimo. Y sabía que Mathias también, aunque hiciera de cuenta que no. 
Mientras los niños comían, miré por la ventana hacia la gran ciudad. Era un hermoso día de verano. El Lower Manhattan brillaba bajo el sol. El alto edificio de Nash Capital sobresalía entre otros; allí habíamos vivido varios años. Pero cuando ABCD Capital empezó a funcionar, nos habíamos mudado a este otro edificio. Este penthouse era incluso más grande y lujoso que el anterior. 
Y contenía más amor. 
—Termínense los sánguches de una vez, vamos —les dije a los mellizos—. Saldremos en una aventura hoy. 
Los niños gritaron entusiasmados y se comieron el resto de la comida en dos bocados. Luego, bajamos por el ascensor hasta la puerta de entrada, donde nos encontramos con el guardaespaldas. Nelson había sido ascendido a jefe de seguridad de ABCD Capital, así que se trataba de otro guardaespaldas el que nos acompañaba hoy. 
A la salida nos esperaba un fotógrafo. Nos sacó un par de fotos y luego mantuvo la distancia cuando empezamos a caminar por la ciudad. A esta altura, yo ya me había acostumbrado. Era el precio por estar casada con uno de los multimillonarios más famosos de la ciudad de Nueva York. 
Y valía la pena. 
Caminamos seis cuadras hasta el parque y nos quedamos allí jugando un rato. Luego, fuimos caminando hasta el gimnasio de Mathias. Bueno, uno de sus gimnasios. En total, tenía diez sedes en el área tri-estatal. Este era el primero que había abierto y hoy estaba repleto de gente. 
—Quédense cerca mío cuando estemos en el gimnasio de papi —les dije a los niños—. Si se cruzan por entre la gente, los pueden lastimar. 
A pesar de su terquedad durante la clase de idiomas, la mayor parte del tiempo eran muy obedientes. Todo el rato, se quedaron pegados a mí. Cuando entré, vi a Mathias de inmediato al otro lado de la sala, caminando por entre las filas de las máquinas. 
—¡Muy bien, Lee! —lo felicitó a un hombre—. ¿Un ritmo de nueve minutos? Excelente, Pheobe —Chocó los cinco con una mujer en una cinta. 
Yo sonreí al verlo. Aunque ahora era millonario, seguía dado una atención personalizada a sus clientes. Yo sabía que lo seguiría haciendo, ganara el dinero que ganara. Era su personalidad. 
Mathias nos vio acercándonos a él. Alzó las manos y se acercó corriendo. Se puso de cuclillas y saludó a los niños, abrazando a cada uno con un brazo. 
—¡Mis niños! —dijo dándoles un beso—. ¿Han venido a transpirar un poco? Yo puedo vigilarlos si quieres entrenar un rato. 
—Solo salimos para disfrutar del hermoso día —dije yo—. ¿Vendrás a casa para cenar? 
Él miró la hora en su reloj y deslizó el dedo por la pantallita. 
—Tengo varias reuniones esta tarde. Debería llegar a casa a tiempo para cenar, pero si me atraso, ¡no teman! 
Me obligué a sonreír. 
—Te veré luego, entonces —Le dije dándole un beso en la mejilla. Cuando salí del gimnasio, fruncí el entrecejo. 
—¿Qué pasa, mami? —me preguntó Christopher. 
—Nada, cariño —le respondí, poniendo cara contenta—. Vayamos a visitar a la tía Miranda. 
El edificio donde vivía Miranda quedaba a unas cuadras de allí. El portero nos dejó entrar y subimos en el elevador hasta su piso. Ni bien nos abrió la puerta, nos recibió el griterío de los niños. 
Christopher y Danielle se fueron corriendo hacia adentro para unirse a los juegos. 
Miranda me miró con cansancio. 
—¿Vienes a visitar el zoológico? 
—¡No es mi culpa que tú y Nelson hayan estado reproduciéndose como conejos! —dije con una sonrisa. 
El primero lo habían concebido durante la luna de miel en París, y desde entonces no habían parado. No me podía imaginar lo que era estar embarazada durante cuatro años seguidos. Los nueve meses que estuve embarazada de los mellizos fueron suficientes para mí. 
—A veces extraño mi trabajo de niñera —me dijo sirviendo el té—. ¡Porque al final del día se acababa! Me iba a casa y tenía un poco de paz y tranquilidad. 
—No cambiarías nada —le dije. 
—Sí, ya sé. Criar a tus propios niños es mucho más gratificante. Pero a veces… ¡Connor! ¿Qué te dije sobre tirarle el pelo a tu hermana? 
La miré divertida cómo retaba a su niño al otro lado de la habitación. Tener mellizos era bastante trabajo, pero me hacía bien venir cada tanto pues me recordaba que había cosas peores. 
—¿Estás entusiasmada por lo de hoy a la noche? —me preguntó Miranda cuando regresó. 
—No lo sé. 
—¿Por qué no? 
—Creo que los chicos se olvidaron. 
Ella resopló. 
—No, no se olvidarían de algo así. 
—Está bien, no pasa nada —dije yo—. Adam y Braxton estuvieron muy ocupados ultimando detalles de la oficina en Seúl. Y Mathias estuvo concentrado en la apertura de dos locales en Long Island. No pasa nada si no tienen nada planeado. 
—Bueno, yo estaré allí de todos modos —me dijo Miranda—. Y si resulta que sí se han olvidado, te ayudaré a recordárselos toda la noche. 
—Ah, ¿sí? ¿Has conseguido niñera? —le pregunté. 
Ella puso los ojos en blanco. 
—Sí, pero no sé si me agrada. La pillé mirándolo a Nelson como embobada los otros días. Si llega a insinuarle algo, por más mínimo que sea, te juro que le rompo el coche con un bate de béisbol. 
—¿Tu niñera conduce? ¿En la ciudad? —le pregunté con escepticismo. 
—Es una manera de decir. El punto es que más le vale cuidarse las espaldas. 
—Creo que estás siendo paranoica. Una niñera que se acuesta con el padre de los niños que cuida no parece algo que pueda llegar a suceder. 
Logré decirlo con cara seria. Miranda me miró y me quitó la taza de té de un sopetón. 
—Esa broma solo fue graciosa la primera vez. Te veré por la noche. 
Fui a rescatar a mis niños del ajetreo en el que estaban y volvimos caminando a casa. Pero en vez de ir al penthouse, fuimos al piso de la oficina. 
—¡Señorita Renfroe! —me saludó el simpático asistente personal de Braxton—. ¡Niños! Creo que tengo algunos dulces en mi cajón…
—Lamento venir sin avisar. ¿Los muchachos están ocupados? 
—Los señores están en una reunión de planeamiento estratégico, pero no creo que se molesten si los interrumpe. 
Después de aceptar dos dulces, los niños entraron en la gran oficina que Braxton y Adam compartían. Mis esposos estaban de pie frente a una gran pantalla montada en la pared, donde observaban gráficos y tablas. Adam tocó la pantalla y apareció una línea debajo del dedo. 
—Estoy de acuerdo con la valoración de la capitalización bursátil, pero… —Su voz se apagó cuando nos vio—. ¡Christopher! ¡Danielle! 
Los niños cruzaron la habitación y corrieron a abrazarlo. Luego se dieron vuelta para abrazar a Braxton con la misma afectuosidad. 
—Solo quería venir a saludarlos —les dije—. ¿Quieren comer algo en particular hoy? 
Con esa pregunta intentaba ponerlos a prueba y ver si se acordaban qué día era hoy. Braxton se encogió de hombros y dijo: 
—Cualquier cosa que María tenga en mente estará bien. 
Danielle le había quitado los anteojos a Adam , se los había puesto encima y deambulaba por la oficina. Adam se los quitó y dijo: 
—Por desgracia tenemos que trabajar después de la cena. Así que comeré rápido cualquier cosa que haya. 
—Bien, de acuerdo —dije yo—. Los dejo que vuelvan al trabajo, entonces. Vamos, niños. Dejen a sus papis tranquilos. 
Caminé con el ceño fruncido todo el trayecto al penthouse. Al final parecía que sí se habían olvidado. 
Por el resto de la tarde me aboqué a las clases de alemán. Ahora que los había cansado con nuestra pequeña excursión, prestaban más atención. Para cuando terminamos, me sentía bastante satisfecha con lo que habían aprendido. 
A eso de las 4, Allie y Barry llegaron de la escuela. Se veían adorables en sus uniformes negros y blancos. Allie todavía no había pegado un estirón, pero Barry estaba altísimo y esbelto. Se notaba que iba a ser igual de buenmozo que su padre. 
—Chrissy, Dani, ¿qué aprendieron hoy? —preguntó Barry. 
—¡No me digas Chrissy! Me llamo Christopher. 
—¿Y cómo dices eso en alemán? —inquirió Allie. 
—Mein name ist Christopher —dijo con terquedad y sin dudar. 
—Bien dicho, Christopher —le dijo Barry revolviéndole el pelo con la mano—. ¿Quieres verme jugar videojuegos? 
—¡Sí! —Se fueron corriendo juntos al otro cuarto. 
Los mellizos más grandes los habían ayudado muchísimo con los idiomas; practicaban con ellos durante la cena y siempre que jugaban juntos. Eso era una gran ayuda para mí. Yo sabía que en algún momento, Allie y Barry ya no querrían seguir pasando tiempo con sus hermanos menores, así que disfrutaba de verlos así. 
Aproveché que los niños jugaban para leer un libro, pero no podía lograr aquietar la mente. Me sentía desilusionada, y esa decepción no hizo más que crecer y crecer a medida que se acercaba la noche. 
A eso de las seis, llegaron Nelson y Miranda. Para entonces, salía un aroma delicioso de la cocina. 
—Así que nada, ¿eh? —me preguntó Miranda. 
Yo negué con la cabeza. 
—Estoy seguro de que se acuerdan —dijo Nelson sacando su celular. 
Miranda se lo quitó de las manos. 
—Que ni se te ocurra escribirles para recordárselos. 
Nelson sostuvo las manos en alto.
—No iba a hacerlo, te lo juro. Solo quería ver el resultado de los Mets. 
Mathias fue el primero en llegar. Salió del vestíbulo del elevador, me abrazó y me alzó para hacerme girar. 
—¿Y eso a qué se debe? — pregunté. 
—¡No necesito una excusa para abrazar a mi esposa! — exclamó. 
Pero él me siguió sosteniendo un buen rato, para que no me diera vuelta, como si intentara ocultarme algo. Yo me giré para mirar detrás de él y vi que Braxton y Adam se metían deprisa en la cocina y susurraban algo entre ellos. 
Lo regañé a Mathias: 
—Se han olvidado, ¿no? Se acordaron recién y por eso se metieron rápido en la cocina, para firmar alguna tarjeta o algo. 
Mathias miró por sobre el hombro, con expresión de preocupación. 
—Eh, no, no. ¡Claro que no! ¡Jamás nos podríamos olvidar! 
Miranda resopló ruidosamente. 
Mis otros dos esposos salieron de la cocina con cara de culposos, como si fueran niños que se comieron un tarro de galletas a escondidas. 
—La cena está servida —anunció Adam—. Niños, ¡a comer! 
Todos nos reunimos alrededor de la gran mesa del comedor. Braxton se sentó en la cabeza, yo a su lado y Barry y Allie del otro. A mi lado estaban Christopher y Danielle, y Adam y Mathias frente a ellos. Miranda y Nelson estaban frente a mí, al lado de Allie. Sobraba una silla. 
—La comida tiene un aroma delicioso, sea lo que sea —comentó Braxton con una sonrisa. 
Me serví un poco de vino en la copa y dije: 
—Espero que se puedan quedarse el tiempo suficiente para disfrutarla. 
—Creo que lo lograré —dijo Adam. 
Se abrió la puerta de la cocina y salió María con una gran fuente. 
Pero cuando dispuso la fuente en la mesa, vi que no se trataba de María. Durante algunos segundos, no entendí lo que estaba sucediendo. Braxton, Adam y Mathias me sonreían esperando mi reacción. 
—¿Claudette? — pregunté—. ¡Claudette! 
Apoyó la fuente en la mesa y me sonrió. Yo salté de mi asiento y corrí a abrazarla con un gran cariño. Desde el marco de la puerta de la cocina, María sonreía. 
—Estoy aquí por algunos días —me explicó. 
—Quería que fuese una sorpresa —dijo Braxton. 
—Le di mi receta de pollo al vodka a tu nueva cocinera —dijo Claudette inhalando el aroma de la comida—, y creo que el resultado es muy satisfactorio. 
Claudette se sentó a la mesa con nosotros y María se dispuso a servirnos la comida. Miré a cada uno de mis esposos y ellos me devolvieron la mirada con una gran sonrisa. 
—Parece que sí te gustan las sorpresas después de todo —me dijo Adam. 
—Me gustan cuando son verdaderas sorpresas —le dije—. Hacer de cuenta que se habían olvidado de nuestro aniversario no es una verdadera sorpresa. 
—¿Aniversario? —preguntó Allie—. Pensé que era en octubre. 
—Ese es el aniversario de la noche en que empecé a trabajar como tu niñera —le expliqué—. Si no hubiera aceptado este empleo aquél día, entonces nunca me hubiera convertido en tu mamá. Y Christopher y Danielle nunca hubieran nacido. 
—Y lo más importante —agregó Miranda— es que Nelson y yo nunca nos hubiéramos casado. 
—No diría que eso es lo más importante —comentó Adam. 
—No todo se trata de tí —dijo Miranda con altanería—. Dejaste pasar tu oportunidad conmigo, señor Renfroe. 
Adam hizo una mueca y le dio un mordisco al pan de ajo. 
Yo alcé mi copa para brindar.
—Me alegra que estén todos aquí. Sobre todo tú, Claudette. ¡Brindo por estos cinco años maravillosos! 
—Por otros cinco igual de maravillosos que estos —agregó Braxton. 
—¡Por otros cincuenta! —bramó Mathias. 
—Para entonces tendré 90 años —señaló Braxton—. No sé si Kate me seguirá queriendo entonces. 
—Se fabrican pastillas especiales, ¿sabes? —dijo Mathias. 
Barry hizo una mueca. 
—¿Pastillas? Queres decir, ¿vitaminas? 
—¡Claro! —dijo Adam rápidamente—. Vitaminas, eso es lo que quiso decir el tío Mat. ¿No, Mathias? 
Mathias se puso serio. 
—Yo en verdad hablaba de medicación para tratar la disfunción eréctil. 
Todos en la mesa lo censuramos. Pero él miró alrededor confundido. 
—Mathias pierde diez puntos —dijo Braxton. 
—¿Qué? —preguntó Mathias—. Expliqué la broma así todos la entendían. 
Allie levantó la mano. 
—Yo todavía no la entiendo. 
—Te explicaré cuando seas mayor —le dijo Adam. 
Yo me incliné hacia Braxton y le di un beso en la mejilla. 
—Te seguiré queriendo cuando seas un viejito, con o sin pastilla. 
Siempre y cuando sigas siendo un multimillonario, te amaré por siempre —le dije bromeando. 
Braxton se dispuso a comer su plato de pasta sin poder quitarse la sonrisa del rostro. 
—Nunca se trató del dinero. 
—No —le dije con una sonrisa—, por supuesto que no.